Madrid 2020, la candidatura como marca

Si hay un sueño en la mente de todos los madrileños (lo compartan o no), este es el sueño olímpico. Madrid fue una de las ciudades candidatas a celebrar unos Juegos en 2012 pero no pudo ser, así que volvió a intentarlo, presentándose como candidata en 2016, pero tampoco hubo suerte. ¿Qué hizo entonces? Mandar un mensaje alto y claro al mundo («Madrid no se rinde»), presentándose una vez más como candidata para los Juegos de 2020. Y en esas estamos. ¿Será verdad que a la tercera va la vencida? La candidatura Madrid 2020 se ha convertido en una marca de pleno derecho, y como toda marca que se precie, cuenta con un logotipo fácilmente reconocible:

Su presentación, en enero de 2012, estuvo rodeada de polémica. Para empezar, no lo reconocía ni el padre que lo parió (Luis Peiret, diseñador gráfico de 22 años y ganador del concurso de ideas). En unas declaraciones al periódico El Mundo, Peiret decía lo siguiente: «Ese logo no es mío. Yo entregué el diseño y un estudio se ha encargado de hacer la modificación del proyecto». Como podemos ver, el logotipo elegido dista mucho del original: logotipo-ciudad-aspirante- Además de la sorpresa del creador, un fabricante de juguetes acusó a la organización de plagio, ya que al parecer el logotipo de la candidatura presenta algunas similitudes con el de la marca. Lo más comentado, no obstante, fue el hecho de que parezca que el año de la candidatura es 20020 y no 2020… Polémicas aparte, nos centraremos en la marca y su «exportabilidad», un aspecto fundamental para toda marca con vocación internacional y especialmente importante en el caso que nos ocupa: una candidatura olímpica, aparte de plasmar el carácter de una ciudad o un país, también tiene que resultar atractiva para el resto de los países que participarán en los Juegos (204 en la última edición, Londres 2012). Para ello, echemos un vistazo a la web de la candidatura, el escaparate al que debe asomarse cualquier persona interesada en responder a la pregunta más relevante en esta fase: Por qué Madrid. La web está disponible en tres idiomas: español, inglés y francés. Hasta ahí, todo correcto: el idioma oficial del país que se postula como anfitrión y los dos idiomas oficiales del COI. El problema llega al seleccionar una de las dos opciones… Puesto que ambas versiones (EN y FR) presentan el mismo problema, nos limitaremos a comentar la versión inglesa para evitar caer en la repetición. Y este problema es, nada más y nada menos, que la traducción (que, dicho sea de paso, es bastante mejorable) está a medias. Esto es algo común en las páginas de las instituciones españolas, pero no por ello deja de ser preocupante.

En la página de Inicio podemos ver que ciertos botones («Leer más») o encabezados («Mapa del sitio», «Contacto» o «Información esencial») están en español y no en inglés. No es grave, pero es una pena. Seguimos buceando… En la sección The Bid, a primera vista da la sensación de que se han olvidado de traducir: la introducción está en inglés, pero el recuadro de la izquierda no. Sin embargo, justo encima vemos (en pequeñito) los iconos de idioma. Bien hecho. captura1 El peso de la sección History lo llevan los vídeos. El correspondiente a 1900-1952, de 3 minutos de duración, está en español… y sin subtítulos. El siguiente (1956-1968), lo mismo. Una vez visto esto, sería comprensible que el usuario abandonara la navegación (que no le va a llevar a ninguna parte)… y sería una lástima: el siguiente vídeo sí está en inglés, y el resto no son vídeos, sino texto. Una oportunidad perdida.

En la sección News, en cambio, todas las noticias están actualizadas y traducidas al inglés. captura3 Cuando empecé a escribir esta entrada, este era el aspecto que presentaba la sección Volunteers: captura4 Los nombres de las secciones estaban en inglés, sí, ¿pero y el texto de la izquierda, dirigido a voluntarios? ¿O la llamada a la acción, «Hazte voluntario»? Los campos del formulario estaban en inglés, pero no así la casilla «Acepto las condiciones de uso». Ahora podemos ver que (casi) todos estos errores han sido subsanados… excepto la llamada a la acción: «Dame de alta». En la sección Contractor profile llama la atención la palabra convocatory (¿no sería mejor call for bids o call for tenders?). Si pinchamos en las que ya están cerradas, veremos que no aparecen traducidas. Otro fallo. captura5 En la sección Visit Madrid podemos ver que todo el contenido ha sido traducido (enlaza a PromoMadrid). Por último, entramos en la sección 20D20. Aquí, ninguno de los textos aparece en inglés. ¿Conclusión? Me consta (por los cambios observados durante varias semanas y por información obtenida en este pequeño patio de vecinos que es el gremio) que el Ayuntamiento de Madrid está trabajando en la mejora lingüística de esta página web, pero está claro que aún les queda camino por recorrer y el tiempo se agota… Si finalmente Madrid resulta elegida (lo sabremos este mismo sábado), ¿se mantendrá el nivel actual o se dedicarán más recursos a la que es una herramienta fundamental de promoción? El tiempo lo dirá. Suerte, Madrid. Que gane lo mejor… para ti y para todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

3 comentarios enMadrid 2020, la candidatura como marca

  1. Musti

    It’s a waist of money ,They could’ve bought Cristiano and one or two more plyares .Isn’t too much too buy all of those good plyares.,Real Madrid is too crowded now.Ok Cristiano belongs to Real ,It’s his type .but Kaka ,It was better when he was in AC Milan cose Ac=Kaka he didn’t wanna go but it happened.All that money.. it’s crazy .and with all of these amazing plyares they lost , I don’t mind no It’s my pleasure but something is wrong not about El Clasico Because it’s barcelona !but a bout that 3d class team I can’t remember the name ..What about that ?Is because Cristiano wasn’t playing ! it makes no sense.

    Responder
  2. Sara

    Buen análisis, Aida. Y yo me alegro del desastre de la marca, y de la web, y de todo (incluida la intervención de Botella de ayer). Madrid necesita suerte mañana, sí, para no ganar los Juegos. Ese sueño olímpico del que hablas, y permíteme que sea sincera, es un sueño ingenuo. Yo de pequeña también quería que los Juegos Olímpicos fueran en Madrid. Luego crecí y le fui viendo los recovecos a este sarao, y fui enterándome de todas las consecuencias negativas que tuvo en Barcelona (no es oro todo lo que reluce) por medio de sus habitantes. Además, la candidatura de Madrid a fecha de hoy es un ataque al espíritu olímpico, es una burla, una pura contradicción. Igual que lo fue la de Río, que ha echado a la gente a la calle. Las prioridades de Madrid son otras. Cruzaré los dedos para que no gane y, de una vez, se rinda. Perdona la parrafada, pero tenía que decirlo.

    Responder
    1. Thinking Side Autor

      Muchas gracias por tu comentario, Sara.

      Tienes mucha razón en que no es oro todo lo que reluce, desde luego sería muy ingenuo pensar que ganar mañana resolvería de golpe y porrazo los problemas de la ciudad… y del país. Sin embargo, al margen de que Madrid resulte o no elegida, a mí me preocupa que se desaprovechen oportunidades de promoción como esta, que se hayan dedicado recursos (y muchos) pero las instituciones se hayan conformado con cumplir el expediente («Tenemos una página en inglés porque hay que tenerla») en lugar de cuidar los detalles y exigir calidad, ya que la imagen que se da con esto es exactamente contraria a la que sería deseable.

      Una vez más, ¡muchas gracias!

      Responder