PENTAX DIGITAL CAMERA

El Triángulo de Oro (o la importancia de una buena marca)

En el campo de las matemáticas existen muchos tipos de triángulos. Los más básicos (los que todos podemos nombrar y sólo algunos diferenciar) son el triángulo equilátero, el isósceles y el escaleno. Los más doctos en la materia podrían ir más allá y mencionar el triángulo de Tartaglia (también llamado de Pascal), el de Reuleaux o el de Sierpinski. Si preguntamos a expertos en anatomía, es probable que nos mencionen el triángulo de Scarpa (o femoral, o torero), y el más popular entre el vulgo será, sin duda, el de las Bermudas.

Para los profesionales del sector turístico, especialmente para aquellos especializados en el continente asiático, existe no obstante otro triángulo mágico: el Triángulo de Oro. El circuito turístico por excelencia en el norte de India, que incluye visitas a las ciudades de Delhi, Agra (donde se encuentra el Taj Mahal) y Jaipur.

Fuente: http://goldentriangle-india.net/

Fuente: http://goldentriangle-india.net/

No sé a vosotros, pero a mí me parece un gran nombre. Me resulta de lo más evocador, uno no puede escuchar un nombre así y no sentirse inmediatamente transportado a un exótico mundo en el que abundan las  riquezas, los colores y el lujo.

IMG_0066 IMG_9962 PENTAX DIGITAL CAMERA PENTAX DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Sin embargo, el lujo y la ostentación conviven con la pobreza, la suciedad y el caos:

IMG_0253 IMG_0255 IMG_9859 IMG_9867 IMG_9886 IMG_9887

No sé quién acuñó la «marca» Triángulo de Oro, pero desde luego acertó de lleno porque no sólo resulta tremendamente evocadora, sino que además funciona perfectamente en varios idiomas: Golden Triangle (EN), Le Triangle d’Or (FR), O Triângulo de Ouro (PT)…

Sin embargo, mi experiencia personal y la de todos aquellos que me visitaron durante mi año en India me dice que la marca falla en algo fundamental, en algo que ninguna marca debería hacer si lo que pretende es conseguir resultados a largo plazo: prometer mucho y no cumplirlo (overpromise and underdeliver). A todos, en un principio, nos fascinaba la idea del Triángulo de Oro, esperábamos que todo fuera como el Taj Mahal, pero a la vuelta del viaje pesaban más otras cosas como el tráfico o la suciedad… La marca incita a probar, sí, pero no a repetir.

Con este ejemplo queda patente la importancia de un buen nombre, de una buena marca. Y de marcas (entre otras muchas cosas) será de lo que hablemos en este blog en entradas sucesivas. De cómo «viajan» a países distintos de su país de procedencia, de cómo triunfan (o no) y se instalan en las mentes de personas que no hablan el idioma en el que estaba originalmente escrito todo su material publicitario. De quién lo hace posible, y cómo. Bienvenidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

1381 comentarios enEl Triángulo de Oro (o la importancia de una buena marca)